22 de agosto de 2011

ESPAÑA GANA FÁCIL EN UN PARTIDO POCO BRILLANTE DE CALDERÓN (79-57)

Partido serio, jugado con la intensidad y concentración propia de un campeonato, con la mentalidad adecuada para ir afinando detalles de cara a un futuro cada vez más cercano. La baja por lesión de Ricky Rubio – reaparecerá próximamente – fue suplida por un Víctor Sada siempre solvente, siempre consistente en la defensa tanto de su hombre como en las ayudas. Un quinteto inicial con Calderón, Navarro, Rudy, Ibaka y Marc, y estos dos últimos, imponiendo músculo y calidad en la pintura. Ibaka firmó unos minutos iniciales soberbios, corriendo como nadie la calle central, llegando al cielo en cada tiro del adversario, finalizando con eficacia. Cada vez más compenetrado con sus nuevos compañeros Ibaka crece a medida que avanzan los partidos de preparación y da síntomas de lo que puede llegar a ser. 


Y ese quinteto marcó el ritmo y las rotaciones lo mantuvieron e incrementaron. Porque Sada suplió a Calderón, Llull a Navarro y San Emeterio a Rudy y la primera línea de defensa se convirtió en infranqueable para Eslovenia. Pau Gasol – magistral – marcaba diferencias y Felipe Reyes complementaba un “segundo quinteto” que distanciaba a España 30-15 en el marcador. Sólo faltaban triples para equilibrar un baloncesto brillante y eficaz. Y Navarro, en su regreso a la pista solucionaba parcialmente esa carencia ofensiva. Al descanso 38-28.

En la reanudación Eslovenia mostró ese carácter competitivo propio de los equipos compuestos por jugadores y técnicos de prestigio y España, con Pau como líder de las operaciones, tuvo que poner lo mejor de ella misma para dominar el partido. Los triples de Navarro, la decisión de San Emeterio y sobretodo, la intensidad de una pareja incansable como Sada y Llull llevaron el luminoso de la incertidumbre a la sentencia. A cinco minutos del final un triple de Pau distanciaba 16 puntos a España que había completado un partido 
de alto nivel, un interesante ejercicio de concentración e intensidad.

FEB.ES



José Manuel Calderón volvió a salir en el quinteto inicial, más aún con la baja de Ricky. Su primeros minutos, muy parecidos a los del partido anterior pero con menos tiro. A los 6 de comenzar cometió su segunda falta personal y tuvo que sentarse en el banquillo hasta finales del segundo cuarto. Con un 38-28 al descanso, Calderón todavía no había conseguido anotar, aunque capturó 2 rebotes defensivos, dio 1 asistencia e hizo 1 robo de balón. 


Al inicio del tercer cuarto, José intentó de nuevo dos tiros, uno de 2 y otro de 3, pero ninguno de ellos entró y con su tercera falta personal, fue sustituido por Sada. A 4:46 del final, José entró de nuevo a pista con el partido ya resuelto, cometiendo nada más entrar su cuarta falta personal. A poco más de 1 minuto para el final, anotó sus dos primeros puntos desde la línea del tiro libre, y consecutivamente, un triple que dejó su casillero final en 5 puntos.


ESTADÍSTICA: 5 puntos (0/2 T2, 1/2 T3, 2/2 TL), 3 rebotes (0/3), 1 asistencia, 4 faltas cometidas y 2 recibidas, 1 pérdida y 1 recuperación en 22:16 minutos de juego, para un total de 4 de valoración.