25 de febrero de 2013

Entrevista a Calderón para La Razón

José Manuel Calderón: «Sé que tendré varias ofertas» | La Razón

El acento en la camiseta que José Manuel Calderón (28-9-1981, Villanueva de la Serena) «perdió» con su llegada al Toronto Raptors no lo ha recuperado con su traspaso a los Pistons. En la página web oficial de la Liga sigue vestido con el uniforme de la franquicia canadiense. «Sólo son detalles», comenta el base, que confiesa sentirse «muy feliz en Detroit».

Siete años y medio en el mismo puesto de trabajo y en la misma ciudad es toda una vida...
Sí, nunca había estado tanto tiempo en el mismo equipo. En el Tau estuve siete años, pero en dos etapas distintas, y Toronto ya se había convertido en mi segunda casa. Tal y como está montada la Liga no es muy habitual pasar siete temporadas en el mismo equipo. Estaban contentos con lo que hacía y me renovaron el contrato hasta hace dos semanas.

Por mucho que se viniera especulando desde hace tiempo, no debe de ser sencillo que cuando se está preparando para jugar le digan de repente que no se vista porque está traspasado...
Hay dos sentimientos. Por un lado es triste porque dejé compañeros y amigos con los que llevaba trabajando ocho años, pero también hay un sentimiento de alegría porque el traspaso es un paso adelante. En Detroit vuelvo a empezar de cero y lo mejor es que no he llegado para que la franquicia cuadre números, no es un traspaso porque sí, de esos que se hacen para cuadrar límites salariales y que cuadren las cuentas. He llegado a Detroit para ser un jugador importante.

¿Qué ha sido lo mejor y lo peor en Toronto?
La gente me ha tratado muy bien desde que llegué y lo malo es que en las últimas temporadas tenía que demostrar casi a diario que merecía jugar.

La impresión desde España es que el equipo llevaba varias temporadas estancado, que usted necesitaba nuevos retos.
Han sido momentos complicados porque desde principio de temporada estaba metido en todos los rumores. El traspaso ha sido un avance porque yo quería probar otra cosa antes de ser este verano agente libre.

¿Cómo ha sido la recepción en Detroit?
No me puedo quejar porque es un equipo que sé que me quería y me lo están demostrando desde el primer momento. Me encuentro a gusto porque las cosas están saliendo bien. Estoy contento y eso es lo realmente importante

Sus números son mejores que los de Toronto.
Son lo de menos, me limito a seguir haciendo mi juego. Puede ser que la defensa que nos plantean los equipos sea diferente a la que nos planteaban en Toronto y eso favorezca más mis opciones.

Imagino que el ambiente no tendrá nada que ver con el que encontró en Toronto en su llegada en 2005.
He notado que me respetan, me han recibido muy bien y me han ayudado a adaptarme muy rápido. La llegada a Toronto no tenía nada que ver porque llegaba de España y era un poco aparecer en un sitio a ver qué pasaba.

¿Es muy diferente el sistema de trabajo al que había en Canadá?
Hay diferencias, pero no muchas. En el baloncesto está todo inventado; aquí hay mucha gente joven y que tiene muchas ganas de trabajar.

Hace cinco años que no disputa los «playoffs», ¿cree que hay opciones con Detroit?
Queda un tercio de la temporada y va a ser complicado porque estamos a seis partidos y tienen que coincidir una racha muy buena nuestra y una muy mala de alguno de los equipos que tenemos por delante. Tenemos que pelear hasta el último día para intentarlo, pero a estas alturas de la temporada, sin casi entrenamientos, es difícil cambiar las tendencias.

El equipo a medio plazo tiene buena pinta...
Aquí han hecho una política inteligente para tener flexibilidad a la hora de formar la plantilla del año que viene. Van a tener mucho dinero para gastar y con un par de piezas más se puede convertir en un equipo potente. En el equipo hay muchos jóvenes que son buena gente y que tienen hambre.

Le quedan cinco meses de un contrato –11.046.591 dólares, el mejor pagado del equipo– digno de la clase alta de la Liga. ¿Los planes luego son esperar ofertas de allí o se podría plantear un regreso a España?
La NBA es la primera opción sin dudarlo. Me he ganado el respeto de todos y sé que habrá varias ofertas en verano. Tendré que analizar muchas cosas, ver qué opina la familia...

En los planes del próximo verano, ¿está el regreso a la Selección para el Eurobasket de Eslovenia?
De momento vamos a ver si firmo el nuevo contrato y luego ya veremos qué es lo siguiente. Es difícil planificar lo que haré en verano cuando no sé en qué equipo y en qué condiciones físicas voy a estar. Son muchos años metiendo caña al cuerpo y... Ya veremos. Llevo un par de años muy, muy buenos en los que no he tenido ninguna lesión importante. Ahora estoy muy a gusto y a partir de ahí... Ya veremos.

¿De qué equipo de la NBA era de pequeño?
No seguía la NBA, sabía que estaba ahí, pero no lo seguía. He sido de Magic Johnson, pero porque mi padre me regaló una equipación suya de los Lakers. No era de ningún equipo en concreto.

Con Ana, Manuel y Jaime en Detroit

«Lo primero que hice nada más me traspasaron fue descolgar el teléfono y llamar a Ana, mi mujer», confiesa Calderón. El base tiene dos hijos, Jaime, de nueve meses, y Manuel, el mayor, con dos años y nueve meses. Todos están en Detroit. «Al principio estuvimos en un hotel, pero pronto encontramos una casa en una zona que se llama Birmingham, a 30 kilómetros de Detroit, pero que está cerca del pabellón. La zona está muy bien, tiene un alto nivel de vida y en un principio estaremos aquí unos tres meses. Luego, ya veremos», asegura. Ana y José Manuel sabían que la mudanza podía llegar en cualquier momento. «Manuel se ha enterado porque ha tenido que dejar la guardería, pero para él llegar a Detroit es como unas vacaciones», comenta.