10 de marzo de 2013

Calderón demuestra un ajuste sencillo mientras sopesa su futuro con los Pistons

Nadie es más importante para el futuro de los Pistons que Andre Drummond. También tienen la esperanza de que José Calderón se convierta en una parte de ese futuro. Pero Calderón será agente libre cuando termine la temporada y no hay ninguna garantía de que haya un componente fundamental para tomar una decisión -¿Cómo encaja con Andre Drummond?- que le lleve a pensar algo evidente hasta que haya visto todas las posibilidades.

"Sería muy bueno, por cierto", Calderón me dijo antes de que los Pistons se dirijan a una semana de partidos en la conferencia Oeste. "Ha sido fantástico, la forma en que estaba jugando y la forma en que jugaba el pick and roll, y eso es lo que hago. Me encantaría tener tiempo para jugar con él, seguro. Podría ser divertido, pero lo más importante es que él esté completamente sano y listo. Cuando esté listo, estará de vuelta. Si se trata de diez partidos, bien. Si se trata de tres, también. Sea lo que sea estará bien".

Drummond se ha perdido los últimos 14 partidos por una fractura en la quinta vértebra lumbar. El periodo inicial estimado para su regreso fue de cuatro a seis semanas. No se han producido retrocesos en su recuperación, pero la lógica dicta que los Pistons van a ir por el lado de la precaución dos veces en lo que a Drummond se refiere. El peor caso sería volver antes de tiempo y sufrir una recaída que borrara a Drummond del final de la temporada, una época en la que los Pistons espero que realmente puedan acelerar su crecimiento.

Calderón tiene previsto regresar a España después de la temporada, como siempre hace, donde viven tanto él como los familiares de su mujer. Un participante leal con la selección española, Calderón espera volver a jugar con los hermanos Gasol y demás jugadores de la selección en el Eurobasket en agosto. Pero dice que su estado de agente libre condicionará su participación este verano.

"Es por eso que no puedo decir que sí a la selección nacional en este momento, porque no sé lo que va a pasar", dijo. "Ya veremos. Estas cosas siempre llevan su tiempo. No me gusta pensar demasiado en el futuro".

Calderón no se moja sobre su visión de agente libre, pero está claro que está encajando a la perfección con los Pistons. Desde hace mucho tiempo los empleados de los Pistons dicen que ven en Calderón las iniciativas de unión de equipo que se vio cuando Chauncey Billups. Organizó una cena de equipo cuando el equipo tenía el día libre en Indianápolis el mes pasado y dice que está deseando que llegue el tour de la Costa Oeste para tener una oportunidad parecida.

Asimismo, Calderón sabe que los Pistons no lo han adquirido porque expire su contrato, sino para volver a tener la ventaja de un equipo local y poder volver a firmarle dentro de 3 meses.

"Lo bueno, cuando el traspaso se hizo, es que me querían aquí, lo que lo hace muy diferente", dijo Calderón. "Me siento como si me quisieran. Estoy muy cómodo, por cómo ha sido, y cuando llegue julio hablaremos y veremos qué pasa. No es así, te lo tiro, José Calderón, para que ocurra el traspaso. Entraron en el traspaso a buscarme y ya lo habían intentado otras veces, así que es muy agradable".

Calderón está promediando 7,6 asistencias y 1,7 balones perdidos en 16 partidos desde que llegó a los Pistons, números que se encuentran en línea con sus promedios de 7,2 y 1,7. Pero esas cifras podrían ser aún mejor cuando su familiarización con los Pistons -y ellos con él- crezca o cuando Drummond vuelva para culminar sus asistencias. Durante los últimos cinco partidos, Calderón tiene un promedio de 10,8 asistencias y 1.4 balones perdidos.

"Se trataba de tiempo", dijo. "Va a haber partidos, tal vez, en los que no pueda conseguir mucho, pero creo que ya estamos jugando mejor juntos. Sólo es cosa de práctica, partidos, química. Se trata de saber dónde pueden recibir el balón. Es familiarización, seguro. Estoy feliz cuando todo el mundo se siente cómodo conmigo ahí. Lo malo es que no hemos podido terminar esos partidos con una victoria, pero creo que estamos mejorando. Creo que tenemos un montón de cosas buenas que podemos hacer".

Brian Hill, que está como entrenador de los Pistons mientras que Lawrence Frank está al lado de su esposa durante su enfermedad, dijo que Calderón se ha adaptado al ataque más que el ataque se ha adaptado a Calderón.

"En realidad no se ha ajustado mucho", dijo. "Yo creo que es sólo la mentalidad del jugador. Cuando Brandon (Knight) tiene un poco de mentalidad anotadora, José tiene un poco más de mentalidad organizadora. Él tiene una muy buena visión del juego, de cómo defender una jugada o quién debe estar abierto en cualquier situación. Son sus antecedentes, después de haber sido un base toda su vida y de toda la experiencia que tiene tanto a nivel profesional como internacional. Eso es lo que es. Él es un tipo que lee defensas muy bien y sabe dónde está el hombre abierto".

Calderón dice que la principal diferencia entre el ataque que juega con los Pistons y el ataque que hacían en Toronto es el objetivo -los hombres grandes, Greg Monroe y Drummond, en los Pistons, y los exteriores, DeMar DeRozan y, ahora, Rudy Gay en los Raptors.

"En este sentido, avanzar más en los hombres grandes porque tenemos Moose y Dre, cuando aún podía jugar, y se corre mucho a través de ellos. Ahora tenemos B Knight en el dos y puede hacer muchas cosas. Con Greg y ahora con B Knight de escolta, lo mezclamos un poco más, pero antes de eso creo que el ataque estaba más centrado en Greg y los grandes".

Calderón jugó esporádicamente junto con Kyle Lowry esta temporada en Toronto, pero él está acostumbrado a ser el único base y distribuidor del equipo. Es diferente, dijo, jugando al lado de Knight -y otros dos jugadores que han sido bases durante su carrera, Rodney Stuckey y Will Bynum. Pero una de las razones por las que Calderón ha demostrado ser una alegría para el entrenador es que acata las diferencias y trata de averiguar la mejor manera de explotar a sus compañeros al máximo, sea cual sea su configuración, buscando la mayor ventaja del equipo.

"No tengo problemas", dijo. "A veces, si estás lanzando bien o estás anotando de tres, puedes hacer que Knight, Stuck o Will se encarguen del balón. Es otro tirador que puedes poner ahí, así que me siento cómodo. Al fin y al cabo, se trata de ser un exterior. No tienes que ser sólo un base o sólo un escolta. Lo bueno de este equipo es que podemos mezclar un poco".

En los cinco días desde que ocurrió el traspaso y hasta que Calderón pudo jugar una vez resuelto las cuestiones de visado, Frank y el cuerpo técnico forjaron una visión de cómo podría encajar Calderón, y ahora están viendo cómo cobra vida.

"Siempre fue primero un asistente y luego, si había la oportunidad de anotar, esto último. Pero es mucho mejor tirador de lo que la gente cree", dijo Hill. "Me sorprende cuando hace tiros abiertos limpios. Pero la visión principal que L tenía, creo, es que era un tipo para hacer que nuestro ataque fuera mucho más eficiente y eficaz y ser un facilitador de juego para los otros cuatro chicos en la pista".

Ésa es una visión en la que Joe Dumars hará todo lo posible para convencer a Calderón de que se quede más allá de estos últimos 18 partidos de temporada que quedan.

Texto original: Test Run | Pistons.com