13 de junio de 2013

Escuela de padres con Romay y Beirán




De éxito puede calificarse la conferencia de ‘Escuela de Padres’ impartida en la noche del miércoles en la casa de cultura de Villanueva de la Serena, a cargo de los ex jugadores de baloncesto Fernando Romay y José Manuel Beirán.

Una conferencia que está enmarcada dentro de un programa de educación en valores de la Fundación FEB 2014, y organizada por la Fundación José Manuel Calderón.

La casa de la cultura villanovense prácticamente se llenó de público, que presenció atento la interesante charla de Beirán, amenizada con el gran sentido del humor de Romay.

El mensaje principal que ambos conferenciantes quisieron dejar es que “el deporte es una forma de educar”. En este sentido, dejaron claro que “lo primero deben ser los estudios, mientras que el deporte tiene que ser un juego y una diversión para los niños”.

Se habló que en ciertos momentos los padres meten, sin querer ni darse cuenta, presión a los pequeños y eso hay que intentar evitarlo. En este caso, hay que tratar de animar a los niños cuando se gana pero, sobre todo, cuando se pierde.

De hecho, se hizo hincapié que no pasa nada porque se pierda, ya que todo el mundo ha perdido alguna vez, incluso las grandes estrellas del deporte. En este sentido, se apuntó que la derrota sirve de "aprendizaje y de motivación".

La Fundación José Manuel Calderón, haciéndose eco de la importancia que tienen los padres en la formación de los jóvenes deportistas, acercó este proyecto a Villanueva de la Serena. La acción iba destinada a padres, madres, tutores y entrenadores de los deportistas más pequeños, con el fin de transmitir valores tratando de colaborar con ellos en lograr una optimización de la potencialidad educativa y formativa que puede ofrecer el deporte.

Y es que, como insistieron a lo largo de la charla los dos ex baloncestistas, no hay que olvidar nunca, que los mayores han de dar ejemplo a sus hijos con sus actos y que lo primero y más importante siempre tiene que ser el respeto y más en el deporte.

Romay y Beirán han recorrido gran parte de la geografía española recalcando la importancia que en los más pequeños tiene el comportamiento de padres y entrenadores.

De hecho, no es raro ver en partidos o competiciones de diferentes deportes peleas, insultos e incluso, en los casos más graves, agresiones entre padres, entrenadores y hasta árbitros. También, hay muchos padres que se saltan la autoridad de los entrenadores, y no dudan en dar instrucciones individuales a sus hijos durante los partidos, en una clara falta de respeto hacia los técnicos.