23 de octubre de 2013

Declaraciones de Calderón para EFE

El base español José Manuel Calderón vive su nueva etapa profesional con gran entusiasmo tras haber llegado a un equipo como los Mavericks de Dallas, con los que esta "convencido" que lucharán por alcanzar los 'playoffs' y "dar guerra".

Calderón, que durante el verano firmó como agente libre con el equipo de Dallas por cuatro años y 28 millones de dólares, declaró a EFE que no tiene ninguna duda de que harán las cosas mejor que el año pasado y estarán en el grupo que alcance la fase final.

"Creo que sí estaremos. El año pasado se quedaron a unos partidos de alcanzar los 'playoffs'. Éste creo que tenemos mucho mejor equipo y pienso que podremos estar luchando en los 'playoffs' y dar guerra. Estoy convencido", subrayó Calderón.

El base internacional español, que jugará con el tercer equipo desde que llegó a la NBA, se encuentra "feliz" en Dallas, con los Mavericks y tener de compañero al ala-pívot alemán Dirk Nowitzki.

Calderón fue categórico al manifestar el buen entendimiento que tenía no sólo con Nowitzki, sino también con el resto de sus nuevos compañeros.

"Muy bien, muy bien", respondió Calderón al valorar la comunicación con Nowitzki. "Hay muy buena química con él, bueno con todos, pero bien, especial con él y estaremos a tope de cara a ese día 30 (de octubre) que es cuando comenzamos la temporada", señaló Calderón.

Lo mismo le sucede cuando habla del dueño de los Mavericks, Mark Cuban, uno de los personajes más representativos y de mayor repercusión mediática dentro de la NBA.

"Siempre hemos tenido una relación muy buena y parecía que hubiese algo del destino que algún día jugase para los (Mavericks de) Dallas y aquí estoy, esperemos que por una larga temporada", admitió Calderón.

El base no ha sentido el cambio de ciudad (Toronto) y mucho menos Detroit, en las que pasó apenas varios meses, tras ser traspasado por el equipo canadiense, vía los Grizzlies de Memphis, a los Pistons.

De ahí que el jugador español, que el pasado 28 de septiembre cumplió 32 años, se sienta plenamente contento y satisfecho en Dallas.

"De momento todo va muy bien, gran ciudad, equipo, la verdad que adaptándome muy bien, tanto yo como mi familia, y por tanto muy bien, contentos", subrayó.

Tampoco tiene dudas de que la afición de los Mavericks le dará su apoyo, aunque todavía no ha podido debutar ante los aficionados porque en los partidos que han jugado de pretemporada como locales, Calderón descansó para recuperarse de su participación con la selección de España en el Campeonato de Europa, donde consiguió la medalla de plata.

"Muy bien, de momento, aunque todavía no he podido jugar un partido allí (Dallas), porque los que hemos disputado en casa estaba descansando, pero el miércoles lo haré por primera vez y seguro que muy bien", anticipó Calderón.

En cuanto a cómo ve a un rival directo para los Mavericks como son los Rockets, Calderón reconoció que "Houston es un buen equipo" que va a estar ahí luchando por estar lo más arriba posible.

"Tienen un buen equipo, más o menos el mismo del año pasado, pero han traído a Dwight Howard, que es uno de los mejores o el mejor en su posición, bueno, pues hacen que las cosas sean un poco más complicadas", admitió Calderón. "Pero a pesar de todo hemos hecho cosas buenas en el amistoso de pretemporada y estamos ahí".

El base español, que reconoció que los partidos de pretemporada no tienen ninguna "transcendencia", sí advirtió que cuando el próximo 1 de noviembre, los Mavericks vuelvan al Toyota Center de Houston, su equipo estará listo para que las cosas en el campo sean completamente diferentes.