15 de enero de 2014

Cambio de rol: Calderón se alía a Nowitzki en la tarea ofensiva

Vamos a olvidar el lado defensivo de la plantilla en estos momentos. Alejaos de los problemas defensivos de Dallas. Repito, me alejo de los problemas defensivos de Dallas. Por un día miremos sólo el lado ofensivo de la cancha.

Como se discutió a principios de esta semana, Dirk Nowitzki va en camino de tener otra temporada mágica en términos de porcentajes de tiro. Sólo hay dos jugadores en la liga que están tirando con al menos un 45% de acierto en tiros de campo, 40% desde la línea de 3 puntos y 90% desde la línea de tiros libres. Una gran diferencia entre los dos es que Nowitzki ha hecho 300 tiros más a canasta.

Kirk Goldsberry de Grantland anotó estas observaciones en esta columna del miércoles pasado.

Si no quieren leer (lo entiendo), se puede ver la explicación de forma visual aquí. Tengan en cuenta que las imágenes son de hace una semana, pero aún así pueden expresar lo increíble que ha sido Nowitzki.

Tener un arma peligrosa en la pista hace de cualquier equipo una amenaza legítima en la NBA. Cuando tienes a dos de ellos, vas a ser un equipo Top10 en la liga en cuanto a eficiencia ofensiva. Eso es lo que los Mavericks tienen con otra arma en forma de José Calderón.

Calderón ha sido la iluminación desde la línea de 3 puntos desde el 2 de noviembre de 2013 contra Memphis. Calderón está tirando con un 47,4% (100 de 211) desde la línea de 3 puntos en sus últimos 36 partidos. Es importante tener en cuenta ese tramo de 36 partidos pues Calderón no parecía ese base puntero que esperábamos ver tras su adquisición. Empezó con un 1/8 desde larga distancia en los dos primeros partidos de la temporada. Las cosas han cambiado drásticamente desde entonces.


Lleva nueve partidos con al menos cuatro triples esta temporada. En todo el año pasado tuvo seis partidos con más de cuatro triples. Calderón anotó al menos un triple durante 17 partidos consecutivos en el transcurso de todo un mes de calendario, su récord personal. Su anterior mejor racha  fue de 16 partidos consecutivos con al menos una canasta de 3 puntos, que lo logró en dos ocasiones (una vez en la temporada 2007-2008 y durante la temporada 2012-2013).

Se fue a 7/10 desde el arco frente a Toronto, su ex equipo, el 20 de diciembre de 2013, y empató su récord personal en tiros de 3 anotados en un partido (7 contra Golden State el 13 de marzo 2010). Calderón lanzó con un 46,1 %  de acierto (récord personal), el mejor de la liga (130 de 282) desde la línea de 3 puntos en la temporada 2012-13. Está lanzando con un 46,1% de acierto (101 de 219) de larga distancia esta temporada (ocupa el quinto puesto en la NBA).

Calderón perdió la oportunidad de unirse a ese exclusivo club de 50/40/90. Él en realidad disparó con un 51,9% de acierto en tiros de campo, 42,9% de acierto desde la línea de 3 puntos y 90,8% desde la línea de tiros libres durante la temporada 2007-2008. Cumplió con los requisitos de porcentaje de tiro, pero sólo tiró 102 tiros libres durante la temporada y no fue suficiente para poder estar entre los líderes de la liga. Con sólo 25 tiros libres esta temporada, podría quedarse corto una vez más.

Dicho esto, todavía no se siente como el verdadero base del equipo. Está en una situación extraña a la vez que en algún momento se aleja y abre espacio para Monta Ellis y Nowitzki. Según SportVU, Ellis tiene más toques en campo de ataque por partido (62,2) que Calderón (61,2). No es un margen abrumador, pero muestra que los Mavericks no están confiando en Calderón tanto como la gente podría haber esperado antes de la temporada.

Incluso en un papel menor, Calderón sigue siendo el segundo mejor base titular en la liga en cuanto al ratio asistencias-pérdidas (Chris Paul es el líder). Como se acaba de mencionar, Calderón no maneja todo el tiempo las principales responsabilidades de control de balón.

Incluso con eso de ir "en contra" de él, el tiro de Calderón es una opción dinámica a tener junto a la eficiencia de Nowitzki .

Las cosas pueden cambiar a medida que se encienda la presión del empuje por los playoffs. Con más presión, Rick Carlisle podría querer más el balón en las manos de Calderón para controlar el ataque. Eso será algo que ver ya que la temporada avanza. Hasta entonces, tanto si el balón está en sus manos mucho tiempo como si no, cuando llega allí y tira, las probabilidades de que el balón vaya dentro son muy fuertes.

Artículo original en inglés | The Daily: Sharp Shooter(s)