12 de febrero de 2015

Entrevista a Calderón para EJDN




Compartir un rato con José Manuel Calderón es hacerlo con uno de esos deportistas que están hechos de otra pasta, de ese tipo de gente que aunque haya tocado el cielo nunca dejan de tener los pies en el suelo. Así es y ha sido desde siempre, estar disputando su décima temporada en la NBA no se le sube a la cabeza ni cambia el discurso, habla claro y es sincero, aunque inteligente para no meterse en terrenos pantanosos cuando las preguntas tratan de comprometerle, como dirían los taurinos, es un toro ‘muy toreado’. Hace un mes fue incluido junto a Andrea Bargnani (compañero suyo también Toronto Raptors) en la lista de jugadores transferibles, aún no ha llegado ninguna propuesta para hacerse con él, pero hasta el día 20 de febrero todo puede pasar. Vamos a comprobar cómo está llevando esta etapa de incertidumbre y una de las temporadas más complicadas a nivel deportivo.

Hola José, voy a empezar diciéndote lo que os digo a todos cuando pasáis por aquí, porque casi todos venís del frío… Esto de dejar los grados bajo cero para ponerte una camiseta siempre se agradece…
Siempre se agradece, se vive bien en todos lados, en casi todas las ciudades aquí, pero es importante dejar el abrigo en el autobús o en el avión y olvidarte un poco de eso.

Además dentro de poco con el parón del All Star vais a tener tiempo de descansar y desconectar un poco. ¿Os hace falta?
Sí, sobre todo en una temporada dura como la nuestra. Hemos tenido una primera vuelta bastante mala con muchas lesiones, con los traspasos, con todo lo que pasó… y ahora bueno, pues una segunda parte algo mejor, competimos con un equipo que por lo menos está sano, que tenemos tiempo para entrenar, hemos ganado algunos partidos, los mismos que ganamos en los primeros cuarenta y uno. La verdad es que estamos mejor, al menos que seamos competitivos.

Yo veo partidos de los Knicks, pero pocos, tengo que reconocer que no habré visto más de cinco o seis, porque me pongo muy nervioso, lo paso muy mal viéndote…
Ha sido complicado, sobre todo la primera parte, ahora estoy un poco más feliz, estoy mejor. Creo que el equipo está jugando mejor, estamos entendiendo lo que queremos y entendiéndonos unos con otros. Hemos tenido 25 o 26 quintetos titulares diferentes y así es difícil, por mucho que sean compañeros no es fácil cambiar todos los días y acostumbrarte a uno o a otro. Tenemos que seguir trabajando y sabemos que a veces en la NBA pasas por estos momentos para luego ir a mejores.

Continúa leyendo la entrevista aquí