9 de mayo de 2015

Entrevista en MARCA: 'No es que no quiera, es que no puedo ir al Europeo'


José Manuel Calderón pasa revista a la turbulenta temporada con los Knicks, a su futuro en la NBA y anuncia su baja este verano con la selección en el Europeo de Francia: "Me duele pero tengo que decir que "no" este verano al Europeo. Me ha costado mucho decidirme, pero era necesario si quería seguir jugando".

Primera campaña en los Knicks. ¿Balance?
Ha sido un año raro, muy duro. Sabíamos que iba a ser un año de transición y complicado, pero ha sido más de lo que creíamos. Hemos tenido un calendario muy cargado a principio por el viaje a Londres y nos condensó la temporada. Las lesiones han sido un factor: primero yo al principio y cuando me recupero se lesiona Carmelo... No hemos podido coger el ritmo. Muchos pequeños detalles han complicado la temporada.

Una temporada muy turbulenta. ¿La peor en la NBA?
Ha sido muy difícil en cuanto a que cada día había que ponerse las pilas y trabajar duro para levantarte, para estar a tope y positivo. Pero hemos conseguido que hubiera muy buen ambiente en el equipo. Personalmente los números están ahí y no son ni mejores ni peores que otros años, pero no es algo importante para mí. En lo colectivo las sensaciones han sido complicadas por no poder coger el ritmo, aprender un nuevo sistema y volver a empezar por las lesiones...

En plena crisis de reconstrucción, Phil Jackson le respalda. ¿Qué le dice él y Derek Fisher al acabar la campaña?
Han visto los problemas que hemos tenido, para ellos también ha sido difícil. Confían en mí, saben que vamos a tener un buen equipo la próxima temporada y que va a cambiar mucho. En el Este no es tan complicado dar el cambio: Milwaukee ha pasado de 15 victorias a 41 para meterse sexto en playoffs. Hay que ir día a día y tras pasar un año duro me apetece estar en la parte positiva, que está por llegar. He tenido muy buena relación con Fisher y Phil. Soy muy competitivo y me queda mucho baloncesto, estoy bien y va a ser muy buena temporada la que viene.

Se perdió el final de temporada por lesión. ¿Cómo va?
La lesión es de desgaste. Empecé a notar molestias en el Aquiles en el Mundial, pero pude controlarlo y jugar esta temporada, aunque no a tope. En marzo en un partido hice un mal gesto, se me dobló el pie y noté algo en el Aquiles. Se puso más dolorido y sensible. Quedaba un mes de competición y en la situación en la que estábamos no tenía sentido esperar tres semanas y volver una semana con riesgo de recaer. Así que con los médicos decidimos parar y ganar un mes.

¿Cuál es el plan a seguir?
Ahora es proceso de recuperación y rehabilitación. No es una lesión en la que te hayas roto algo o necesites una operación. Es una lesión de desgaste que necesita su tiempo, nos lo estamos tomando con calma para que no demos pasos para atrás y no vuelva a suceder. Vamos despacio, no tengo dolor, pero todavía no estoy ni corriendo.

Un tratamiento tan conservador es síntoma de que cuentan con usted.
Exactamente. Y ahora vendrán a ver cómo voy. Ellos han pasado todo el plan a mi preparador físico y a los fisios. No se han desentendido. Está fijado lo que quieren que haga y están muy encima. Tenemos muchos meses para recuperar y casi cada día o mandan un email o un SMS.

Estamos en mayo y dice que aún no corre. Parece muy complicado llegar a tiempo para jugar en la selección.
Es un año difícil. Tenemos la selección a final de julio para preparar el Europeo. Aún no se ha dado la lista de convocados y si lo estoy va a ser un palo para mí, pero este año me toca recuperar y estar a tope para poder seguir jugado la próxima temporada en la NBA y los próximos veranos con la selección. En principio, a mediados de julio podré empezar a hacer algo más, pero no voy a poder estar al cien por cien para jugar en este Europeo.

No poder estar a tope le mata y renuncia. ¿Es una retirada definitiva?
Para ir a la selección o estás bien o has de dejar que vaya uno que pueda estar al cien por cien y no me va a dar tiempo a estar a nivel competitivo para el Europeo. Voy a estar bien para cuando empiece la temporada, pero eso es un mes y medio después de la selección. No me va a dar tiempo, así que con mucho dolor tengo que decir 'no' este verano. Me ha costado mucho. Quiero estar a tope sin arrastrar el problema. El cuerpo te pide descansar este verano para poder recuperar y estar al máximo porque a mí me gustaría seguir jugando. No es una retirada de la selección ni nada de eso. Me queda mucho baloncesto y quiero recuperarme totalmente.

¿Es un descanso para volver más fuerte?
Así es, exactamente. No es una lesión grave en la que la gente me vaya a ver con muletas, pero es una lesión de desgaste que hay que curar bien para que no vuelva a pasar y no se complique en algo más grave. Tocará trabajar todos estos próximos meses poco a poco para estar mejor ya no sólo en el Aquiles sino para estar al 100% esta próxima temporada y el próximo verano.

¿Cuánto le ha costado asumir ese "no" y cuántas veces se lo ha replanteado?
Cuando decidimos con el club parar del todo y ganar un mes en marzo, pues ahí se te viene a la cabeza "pues si tengo un mes más, igual sí que me da tiempo a llegar". Pero luego te pones a hablar con ellos, con los médicos tras la temporada tan rara que hemos pasado y tienes la sensación de que también les debes un poco. Los médicos me dicen que está claro que este Europeo es una cita importante, pero que vamos a seguir jugando, que el próximo verano hay unos Juegos o un pre olímpico o lo que haya y que si quiero seguir jugando más años esto no se puede agravar. Todos te van aconsejando, ellos saben mucho más y te vas asentando en la idea de que este verano va a ser para mí, para ponerte a tope. Está claro que no es una lesión grave, pero se puede complicar y vamos a recuperar despacio.

¿Le han forzado a renunciar desde Nueva York?
No, no. Al contrario. Los equipos normalmente nunca te dicen que no puedes ir a no ser que haya pasado algo grave o haya alguna cosa. Lo lógico es que si estás bien, los equipos no digan nada. Ellos te aconsejan, pero al final la decisión es tuya y eres quien decides si puedes ir o no. Es este caso no es que yo no quiera ir, es que no puedo ir porque me tengo que poner bien. Me quedan dos años de contrato, estaba bien físicamente al principio de temporada y esto es algo que no quiero que se agrave.

¿Le restan dos años. ¿Piensa mas allá?
A día de hoy no. Ya veremos cómo estamos entonces, qué pasa y qué opciones hay pero a día de hoy me gustaría quedarme los dos próximos años en Nueva York. Creo que el equipo va a ir creciendo cada año y vamos a tener un buen equipo. a partir de ahí ya se verá.

¿Cómo han encajado en la Federación su decisión?
Igual que siempre. Saben el compromiso que yo tengo con la Federación y al igual que yo también quieren que esté allí peor lo primero es lo primero y a veces tienes que mirar al futuro. He ido hablando con el presidente José Luis Sáez y con Jorge (Garbajosa), que ha venido a vernos a todos antes de acabar la temporada y tienen la noticia desde hace más tiempo, saben que no van a poder contar conmigo. Somos una gran familia en ese sentido y no hay problemas. Todo se hace con mucha naturalidad entre nosotros y saben que cuando uno no puede ir se ofrece la ayuda para lo que haga falta. Una pena no estar juntos en verano, pero si puedo ayudar en algo estoy encantado.

Vuelve Scariolo. ¿Qué le parece?
El reto es máximo, muy importante. Hay que darlo todo y no será fácil ni los Juegos ni el pre olímpico. Sergio conoce cómo trabaja la Federación, a los jugadores, nos conoce a la mayoría y va a ser más fácil sacar el máximo de nosotros, en este caso de los que estén en verano. Creo que es un acierto mejor que otro que llegara y empezara de cero para un evento tan importante como el que tenemos este verano.

El complicado "no" de Calde