29 de enero de 2016

DeRozan: "Calderón fue uno de mis compañeros favoritos"


Cada vez que Calderón visita el Air Canada Centre, vuelven a salir cosas del pasado. Calderón, base de 34 años, pasó las primeras siete temporadas y media de su carrera NBA con los Raptors. Mejoró su tiro de tres puntos, dejando atrás su codo abierto. Mejoró su inglés. Y rápido se convirtió en un mentor para sus compañeros que aprendieron a escuchar.

“Él fue el compañero más positivo que he tenido nunca, uno de mis compañeros favoritos”, dijo el jugador de los Raptors DeMar DeRozan.

Calderón, el jugador más mayor de los Knicks, ha sido un blanco fácil para las críticas por su defensa. Pero todavía influye en el juego, incluso vestido de calle, habiendo ayudado a sus compañeros y excompañeros de equipo.

“Le doy mucho crédito a gran parte de lo que sé -mi comprensión del juego del baloncesto- y mi éxito a José. Me dio mucha confianza desde el principio, confiando en mí, poniéndome en la mejor posición para ser un gran anotador incluso en los días malos. Siempre me inculcó eso”.


Calderón, que se perdió el partido por unas molestias en el abductor, ha ocupado el mismo papel con los Knicks, ayudando a los jugadores más jóvenes como Porzingis a dar un paso más. No siempre ha sido fácil. Calderón junto a muchos otros empelados de la organización, tuvieron que soportar la miseria de la temporada pasada con 65 derrotas. Pero de forma discreta y a pesar de sus defectos, Calderón ha sido una presencia estabilizadora – un puente para la reconstrucción del equipo.

"Él se adapta a la filosofía del triángulo. Sigue siendo un tirador letal", dijo Casey.

“Siempre trato de ayudar”, dijo Calderón, que está promediando 7.5 puntos y 4 asistencias a la vez que está tirando con un 41.1% de acierto en tiros de 3 puntos.

Calderón pensaba que tendría unas semanas más antes de tener que preocuparse por los rumores de traspaso, pero ya han empezado. Los Knicks han hablado con los Atlanta Hawks sobre la disponibilidad del base Jeff Teague. No es un secreto que lo Knicks quieren mejorar esa posición y esperan poder hacerlo antes del 18 de febrero, último día de traspasos.

Calderón, cuyo contrato termina la próxima temporada, nunca ha sido el más rápido, y su defensa no ha envejecido bien. Es una preocupación para los Knicks, que están (de repente y de forma inesperada) compitiendo por una plaza para los playoffs. Calderón dijo que hace tiempo que se acostumbró a oír su nombre en los rumores de traspaso.

“Estoy acostumbrado. Como digo siempre, no sabemos lo que va a pasar. Estoy muy contento aquí donde estoy ahora con el rol que tengo, la forma en la que estamos construyendo algo y con cómo el equipo está jugando en conjunto. Pero siempre estás a solo una llamada de que algo cambie”.

Tal llamada se produjo en enero de 2013, cuando los Raptors incluyeron a Calderón en un traspaso con varios equipos implicados que incluía a Rudy Gay. Calderón terminó en los Pistons de Detroit. El traspaso aseguró un papel más importante para Kyle Lowry en Toronto, que ahora ha emergido como un All Star junto a DeRozan. El jueves, Calderón dijo que estaba feliz por ambos.

“Cuando los chicos trabajan y le dedican tiempo a ello, siempre es bueno ver que tienen éxito”.

Calderón recordó sus primeras impresiones de DeRozan, quien podía llegar a ser increiblemente duro consigo mismo. Si fallaba dos tiros seguidos, aunque fuera en un entrenamiento, era probable que desapareciera del ataque, su confianza se quedaba por los suelos. Muy a menudo, dijo Calderón, los jugadores jóvenes luchan con sus emociones. Tienen problemas para controlar sus inevitables altibajos durante la temporada.

“Siempre intentaba decirle ‘Sigue jugando, sigue trabajando’. Esto es muy largo. He tenido la suerte de estar aquí 11 años. Yo quiero que ellos estén tanto tiempo en la liga también”.

En una era donde los bases anotan mucho, Calderón sigue siendo primero un pasador. Puede sonar sensible sobre su tipo de juego. No se tira 20 por partido. Él distribuye el balón e intenta el ocasional tiro de 3 puntos. Incluso hizo alusión a la “fantasy” como un factor por el que los fans le juzgan -injustamente, a su modo de ver.


“Al fin y al cabo, tal vez no sea como los demás. Tal vez no sea tan rápido como ellos. No puedo saltar tan alto. Pero llevo 11 años aquí. Solo juegas diferente. El problema es cuando empiezan a comparar tus números con los de otros bases. La liga va sobre números, y es una locura. Hacen esas comparaciones, y estoy perdiendo todas las batallas”.

Carmelo Anthony dijo que siempre había admirado la consistencia de Calderón -e incluso su firmeza.

“Él siempre va a jugar a su ritmo, y va a jugar su partido”, dijo Anthony. “Nadie va a alterar su juego”.

Calderón está más preocupado por su salud que por los rumores. Unas molestias en el abductor derecho le han dejado fuera del partido del jueves. Derek Fisher dice que “no es algo serio o significativo”, pero es una lesión difícil, así que podría perderse también el partido del viernes contra Phoenix.

José dijo que notó un pellizco en el abductor hacia el final de la derrota ante los Hornets el sábado. Se encontraba bien para jugar contra Oklahoma City Thunder el jueves, pero se agravó su lesión y solo jugó nueve minutos en la segunda parte a la vez que los Knicks perdían en la prórroga. Calderón solo disputó 42 partidos la pasada temporada por un problema en el gemelo. En este momento de su carrera, sabe que tiene que actuar con cautela.

“No es nada serio, pero tenemos que llevar cuidado”.

Fue el primer partido que se perdió Calderón esta temporada.

Si los Knicks no pueden adquirir un base en las próximas tres semanas, podrían ir a por Mike Conley Jr, Brandon Jennings o Rajon Rondo en la agencia libre. Pero Fisher le da a Calderón un voto de confianza.

“José se ha mantenido sólido y consistente. A veces hablan mal de él por no ser lo que otros esperaban, pero si ves los partidos cada noche, está compitiendo tan duro como cualquiera. Siempre ha tomado buenas decisiones cuidando el balón”.