10 de enero de 2016

Los Knicks necesitan a Calderón


José Calderón salió de los vestuarios de los Knicks solo en la noche del viernes, un trabajador del pabellón le saludó mientras se abría camino en el pasillo y le preguntaba: "Pista o autobús", para saber a qué lugar sería acompañado.

Calderón pidió el autobús, sin familia o amigos que le estuvieran esperando para saludarlo en San Antonio. Pero ni el autobús ni el avión a casa serían la salida de un final de noche complicado. No le esperaba una heroica bienvenida en Nueva York después de fallar un tiro sobre la bocina que dejó a los Knicks a sólo un desgarrador punto de lo que habría sido una victoria impactante sobre los Spurs.

"Sé que todo el mundo me va a querer fuera de Nueva York y cosas por el estilo porque fallé ese tiro", dijo Calderón. "Pero es lo que pasa".

No es nada nuevo para Calderón, quien ha estado escuchando esas peticiones desde el inicio de la temporada. En una cultura de "no leer los comentarios", quizás está demasiado acostumbrado a las críticas - incluso respondiendo a los críticos de Twitter a veces. Tal vez sea demasiado sensible para un jugador que ha estado en la liga durante 10 años, pero las lleva escuchando desde que llegó a Nueva York.

Aunque tiene razón. La culpa iba a recaer en él casi antes de que el balón rebotara en el aro - incluso siendo el tirador de tres puntos más preciso del equipo.

Pero tal vez las convocatorias para que le sentaran en el banquillo, fuera cortado, traspasado, se usara la "stretch provision" o cualquier otro método para conseguir alejarle de la vista de los fans desesperados no tenían razón.

Los Knicks han logrado al menos salir de la mediocridad esta temporada y la verdad - aunque no sea el base más rápido de la NBA, ni su defensa vaya a frenar a la gran cantidad de bases de élite - ha sido una pieza clave para la mejora de los Knicks.

Los Knicks han reconstruido casi por completo la plantilla y mientras el nivel de talento ha aumentado, sigue siendo un trabajo en progreso muchas noches - con los jugadores aprendiendo su papel, a jugar con los demás o simplemente aprendiendo a jugar en la liga. Y si se rebobina la cinta del partido hasta ese tiro fallado sobre la bocina, verás a Calderón señalando a cada uno de sus compañeros sobre la pistamanteniendo al dolido equipo unido.

Los Knicks todavía le necesitan. Jerian Grant aún no está listo para llevar a cabo esa tarea, y aunque Langston Galloway ha mejorado, Calderón sigue siendo el líder más capaz en la cancha. El equipo está muy por delante de donde estaba - y tal vez por delante de donde se esperaba esta temporada.

Por ahora, Calderón es parte de la solución.

Popper on NBA: Cut Jose Calderon some slack, Knicks need him