16 de febrero de 2016

Calderón habla sobre su colaboración con UNICEF: "Me encanta porque me gusta ayudar a la gente"


Uno de tus viajes con UNICEF fue a Zambia, donde ayudaste a construir letrinas para mejorar la calidad del agua. ¿Con qué te quedas de tu estancia allí?
Fue duro porque fue muy primer viaje. Intentamos conseguir letrinas para todo el mundo. Intentar enseñar a todos cómo de importantes son para la higiene. Simplemente lavarte las manos antes de comer en vez de no hacerlo o ir al baño fuera del pueblo. Así que empezamos visitando algunos de los pueblos. Entrenando a todo el mundo para empezar a hacer esto, y se dieron cuenta de que cuando lo haces hay menos infecciones, menos enfermedades. Los bebés están más sanos. Así que es paso a paso.

También construimos algunos molinos para que los niños no tuvieran que irse a cinco kilómetros a coger agua. Ellos podían ir a ese molino a por agua. Si no tienen que caminar (cinco kilómetros para el agua), pueden ir a la escuela en ese momento. Así que estábamos ayudando a las escuelas, la construcción de molinos de agua, la enseñanza del funcionamiento de las letrinas... Ojalá que todo esté más limpio y sea más fácil para ellos entender qué hacer. Intentas enseñar cómo crear un ambiente para los niños. Los niños tienen que ir a la escuela, así es como el país va a mejorar. Es paso a paso, pero está funcionando.

¿Por qué los proyectos como el que colaboraste en Zambia son importantes para ti?
Me encanta porque me gusta ayudar a la gente. Además, el que yo esté allí con alguien, tal vez la grabación de lo que estamos haciendo llega a más gente que se pregunta: "Si José lo hace, ¿por qué no nosotros? Vamos a intentarlo". Sucedió en España hace unos años. A la gente le daba un poco de miedo donar porque no estaban seguros de dónde iba el dinero. Había un montón de gente que quizá pensaba que era una estafa de las organizaciones. Pero yo estaba allí y sé donde está el dinero, sé lo que estamos construyendo, la forma en que estamos construyendo. Tal vez el que yo esté allí y decir, 'Hey, esto es real, tenemos las escuelas, tenemos las mesas, tenemos agua, tenemos todo para los niños". Tal vez eso ayudó. Cuando hice los viajes al campo y la gente vio que realmente estamos haciendo cosas, cómo el dinero ayuda en las escuelas, cómo ayuda a las personas a que no tengan que caminar cinco kilómetros para coger agua - tal vez la gente se dio cuenta de que esto es bueno.

¿Esperas conseguir que otros jugadores de la NBA participen?
Yo siempre trato de hablarle de ello a los jugadores nuevos. Creo que no te das cuenta hasta que estás ahí y ves las caras de los niños, las familias que realmente aprecian lo que estás haciendo, que puedes tener un gran impacto. Tienes la cena para las personas que podrían no ser capaces de pagar esas cenas. Se ve como algo pequeño, pero que realmente estás haciendo mucho. Desde nuestra posición, podemos ayudar a muchas personas con pequeñas cosas, se puede hacer una gran diferencia. Eso es lo que animo a todos a hacer. Esto no significa que tengas que donar dinero, o gastar mucho tiempo. Pero se pueden hacer pequeñas cosas para ayudar.

¿Esperas continuar con esto cuando te retires?
Sí, voy a tener más tiempo para hacer esto. Para trabajar en más situaciones, para involucrar a más personas... Es tan importante. Me gustaría simplemente seguir construyendo. A veces con nuestro horario, es imposible ir a algunos lugares, así que si hay una emergencia, no hay nada que podamos hacer al respecto. Pero cuando deje el baloncesto, me gustaría tener un papel un poco más activo en esta situación. Todo el mundo necesita cosas. Todo el mundo tiene problemas diferentes. Sólo hay que trabajar a través de todo y tratar de que la gente participe. Cuantas más personas involucradas, más fácil será.

Jose Calderon cares about UNICEF and helping others, not trade talk