26 de octubre de 2016

Entrevista a Calderón para ESPN: "Me gusta ayudar de la manera que pueda"


Para el base de Los Angeles Lakers José Calderón, su vida en el baloncesto llegó de forma natural, a pesar de que la cultura en torno a él se centraba en otro deporte.

"Cuando era pequeño, todos los demás jugaban al fútbol", explicó Calderón. "Mi padre jugó al baloncesto y por eso siempre tuve una pelota de baloncesto en casa. Intenté seguir sus pasos, yendo con él a los entrenamiento y a los partidos, así es como empecé a interesarme".

Calderón se crió en la pequeña ciudad española de Villanueva de la Serena, donde su padre jugó para el equipo de baloncesto local. Pronto, un joven José desafiaba a algunos de los mejores jugadores. "Siempre estaba jugando con chicos mayores", dijo, "porque yo era lo suficientemente bueno como para jugar con ellos".

Aunque Calderón nunca se cuestionó el hecho de dejar el colegio para empezar una carrera profesional, cogió una pronta oportunidad para avanzar en su carrera cuando era un adolescente.

"Cuando tenía 13 años, Vitoria me llamó", dijo Calderón, explicando cómo se unió a un equipo con sede en Vitoria, en el País Vasco. "Era la primera vez que salía de casa para jugar al baloncesto".

El salto a la NBA fue la siguiente transición importante en su vida, y que se produjo después de una década de experiencia en la liga española.

"En algún momento, todo el mundo que está jugando, su sueño es estar en la NBA, porque ahí es donde están los mejores jugadores", dijo Calderón a ESPN. "Yo tenía 23 años y era agente libre y tomé la decisión de darle una oportunidad simplemente".

Empezó con los Raptors de Toronto en 2005, y ha jugado en la liga desde entonces, pasando por los Pistons de Detroit, Dallas Mavericks y Knicks de Nueva York antes de unirse a los Lakers esta temporada.

Calderón, de 35 años, todavía mira atrás y ve su primer año en la NBA como el más difícil, ya que las dificultades del idioma obstaculizaron la adaptación.

"Tratar de hablar inglés, para saber lo que mis compañeros estaban diciendo, para aprender lo que quería decir", recordó. "En el baloncesto, tienes que aprender la forma de jugar aquí y acostumbrarte a tus compañeros de equipo, pero para mí la parte más dura fue la comunicación".

Estaba decidido a afrontar el reto.

"Fui a trabajar con un tutor practicando en las clases, viendo la televisión, haciendo todo en inglés, trabajando para mejorar cada vez más", dijo. "Cuando llegué en mi segundo año, todo fue mejor".

Calderón está observando la próxima generación de jugadores españoles a la liga (como los hermanos Hernangomez, Willy y Juan) hacer la transición al juego NBA.

"Ahora es más fácil", dijo Calderón, mencionando el aumento de jugadores españoles en la liga. "Sólo hay que hacer todo lo posible para mejorar cada día. Trabajar tan duro como sea posible. Eso es todo lo que puedes hacer".

Hay una amistad en la liga entre los jugadores que hablan español.

"Cuando conoces a alguien que es de cualquier cultura que habla español, puedes hablar con ellos", dijo Calderón. "Incluso si no les conoces, siempre va a haber algún tipo de conexión. Tal vez que han jugado en algún lugar de Europa o en España o algo por el estilo, o les conoces de los partidos internacionales".

En su década en la NBA, Calderón ha visto cómo ha crecido el interés por el baloncesto en todo el mundo.

"La NBA es cada vez más grande", dijo. "El baloncesto es cada vez mejor en todo el mundo. Hay más jugadores. Hay mejores entrenadores y por eso hay jugadores más internacionales, no sólo los jugadores hispanos, sino de todo el mundo. Creo que ésa es la clave".

Los jugadores de España y Argentina en particular, han tenido éxito no sólo en la NBA, sino también en el juego internacional. España es cuatro veces medallista olímpica en baloncesto masculino. Argentina se ha llevado medalla dos veces en los Juegos Olímpicos. Mientras que algunos le dan crédito de la visión de juego y de los pases a las habilidades adquiridas de forma temprana con el fútbol, Calderón ve una influencia más directa de la esencia de grupo sobre los equipos.

"Sólo jugamos como tenemos que jugar, como un equipo. También nos adaptamos a lo que nuestros entrenadores quieren, y después de todos estos años, sabemos cómo jugar juntos. Es por eso que hemos tenido éxito durante tanto tiempo", dijo Calderón. "Eso es lo que Argentina tiene en común con un equipo como el nuestro".

Se está desarrollando una nueva generación de jugadores españoles, entre ellos el hijo de Calderón, que se enfrenta ahora al dilema de qué deporte elegir. "Mi hijo mayor está haciendo ambas cosas. Él juega al baloncesto, juega al fútbol", dijo Calderón. "Ojalá elija el baloncesto, pero no habrá ningún problema con lo que mis hijos decidan".

A pesar de disfrutar trabajando con los jugadores más jóvenes y transmitiéndoles sus consejos de veterano, Calderón citó a la familia como la razón por la que probablemente no va a seguir una carrera como entrenador cuando finalmente se retire del baloncesto profesional.

"Me he perdido demasiado tiempo de mi vida familiar", afirmó Calderón. "Quiero pasar más tiempo con mi esposa y mis hijos".

La vida moderna ha hecho más fácil la adaptación de los jugadores extranjeros a la liga, en términos de encontrar alimentos y otros elementos culturales en los EE.UU., pero algunas cosas son insustituibles.

"Puedes encontrar de todo, de cualquier parte del mundo", dijo Calderón. "Pero se echa de menos el hogar, los amigos y familiares".

Aún así, Calderón no está listo para retirarse, sobre todo porque ve un futuro brillante para el joven equipo de los Lakers del que forma parte.

"Tenemos buenos jugadores en estos chicos jóvenes", dijo Calderón de una lista que cuenta con Brandon Ingram, D'Angelo Russell, Julius Randle y Jordan Clarkson. "Pueden tener una exitosa carrera aquí".

Después de haber llegado hace unos dos meses, Calderón se sigue ajustando a la vida en Los Ángeles y a conocer la comunidad.

"No es tiempo suficiente para conocerlo", señaló Calderón. "Puedo sentir que hay una gran cantidad de cariño por parte de la comunidad hispana. Es parte de la vida aquí. Va a ser grande. Cuando empecemos la temporada, sabré algo más".

El jugador que una vez se enfrentó a jugadores mucho mayores que él no tiene ningún problema en tomar las órdenes de su ahora entrenador Luke Walton, de 36 años, un exjugador NBA solamente un año mayor que Calderón.

"Es bueno hasta ahora", dijo Calderón. "Podemos relacionarnos con lo que está diciendo porque lleva fuera de la liga sólo unos pocos años".

La carrera de Calderón ha sido un éxito desde hace mucho tiempo apoyándose en una sencilla fórmula.

"Me gusta ayudar de la manera que pueda", dijo Calderón.

Artículo original en inglés | Jose Calderon's NBA journey lands him in Los Angeles